¿Hay gente que vive en un centro comercial?

Breve reflexión sobre la museificación y la transformación comercial y turística del barrio barcelonés de Ciutat Vella, de la mano de Josep María Montaner, Dr. Arquitecto y catedrático de la “Escola d’Arquitectura de Barcelona”, galardonado entre otros, con el Premio Nacional de Urbanismo en 2005.

¿Hay gente que vive en un centro comercial?

Josep Maria Montaner i Martorell

 

Si el turismo constituye uno de los fenómenos más emblemáticos de la globalización neoliberal, en el caso de Barcelona es sumamente crucial en la medida en que la ciudad ha hecho la apuesta, arriesgada y poco responsable, por el monocultivo del turismo y todas las servidumbres que ello conlleva. (…)

Ambos procesos, museificación (o embalsamamiento) y tematización (o simplificación), están relacionados con la dependencia plena del turismo de masas; en Barcelona se producen los dos a la vez. Por una parte la museificación, al haber entregado su parte histórica, el llamado barrio gótico, a un progresivo embalsamamiento; por otra la tematización, convertirse en la ciudad del modernismo al precio de haber borrado su memoria industrial y obrera, esa memoria que tanto disgustaba a los noucentistes y sigue disgustando a muchos de los políticos e intelectuales tardo noucentistes. (…)

La tematización en Barcelona tiene potentes focos alrededor del Camp Nou, lugar de juego del mítico Futbol Club Barcelona; en torno a la Sagrada Familia, ultima oportunidad mundial de asistir a la construcción tardía de una catedral; en el Park Güell, que sufre el exceso, abuso y vandalismo del aluvión de visitas turísticas; a lo largo de las Ramblas, cuyos negocios y restaurantes son de autenticidad dudosa, y donde predominan las redes internacionales y no locales; y, en verano, las playas, que sufren un gran desgaste, cada vez tienen más superficie privatizada y dedicada al negocio, y cada día terminan hechas un basural. Todos son escenarios urbanos entregados a la lógica del kitsch, que, como definió el novelista Milan Kundera, comporta la aceptación acrítica de los hechos y de las formas: “El kitsch elimina de su punto de vista lo que en la existencia humana es esencialmente aceptable”.

No es casual que los turistas estadounidenses que visitan el barrio gótico de Barcelona pregunten recurrentemente ¿cuándo se cierra? No pueden entender que en aquel recinto museificado y tematizado, dedicado de lleno al turismo y su comercio, que va de Plaça Catalunya al puerto y del Museo Picasso y la Via Laietana a las Ramblas, haya personas que vivan allí cuando los grandes almacenes, las tiendas y los museos cierran. Al haber identificado el entorno urbano unitario, acotado y tematizado, les parece incomprensible que no se cierre por la noche, como sucede en un parque de atracciones o un centro comercial. En la medida en que el espacio del turismo es un espacio de ocio y consumo, al turista le sorprende que el centro histórico sea, además, un lugar para vivir. ¿Hay gente que vive en un centro comercial?, se preguntan incrédulos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s